El consumo de cigarrillo o tabaco causa 6 millones de muertes en el mundo cada año. Para el 2030 esta cifra se calcula que aumentará a 8 millones, por lo que la Organización Mundial de la Salud no cesa en su recomendación de dejar de fumar.

El hábito del tabaquismo es excesivamente nocivo para la salud. El cigarrillo afecta varias de las funciones vitales del organismo, por lo que, la razón principal para dejar de fumar es sin duda la alta posibilidad de muerte prematura.

Cuando se habla del tabaquismo con pacientes fumadores y afectados pasivos, es esencial comenzar enfatizando que el cigarrillo no solo es tóxico, sino que su consumo prolongado trae graves consecuencias al organismo y puede desencadenar la muerte. Esto, con la finalidad de crear conciencia entre el fumador de la importancia de hacer a un lado este hábito completamente destructivo.

Enfermedades vinculadas con el cigarrillo

Son varios los efectos que el consumo de cigarro genera en el organismo, todos vinculados a posteriores enfermedades del tabaquismo, la mayoría de ellas con graves efectos en la calidad de vida.

Entre las más mencionadas figuran las las enfermedades del tabaquismo que afectan el sistema respiratorio como:

  • Cáncer de pulmón
  • Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica, más conocida como EPOC.

Otra de las patologías más representativas es la enfermedad cardiovascular, que se presenta como consecuencia  de la prolongada exposición al tabaco.

La nicotina tiene efectos deletéreos en el sistema cardiovascular. Se calcula que causa más del 10% de todas las muertes cardiovasculares, pero ¿por qué?

Estos son algunos de los efectivos nocivos desencadenados por el consumo de cigarros a nivel coronario, por lo que se recomienda a las víctimas del tabaquismo dejar de fumar a la brevedad:

  • Vasoconstricción de las arterias coronarias. Genera constricción de las arterias que llevan la sangre al corazón, lo que puede significar falta de aporte de sangre al músculo del corazón, e inclusive podría causar la muerte como consecuencias del tabaquismo
  •  Hipercoagulabilidad. Es decir, aumento del riesgo de trombosis, de formación de coágulos que obstruyen las arterias del corazón o del cerebro con la consecuente isquemia y daño de los órganos por falta del aporte de sangre. (Trombosis cerebral, infarto…)
  •  Dislipidemia: Colesterol alto y triglicéridos sobre el nivel normal.
  • Disfunción endotelial. Los vasos sanguíneos están revestidos por una capa de células con múltiples funciones, entre las cuales está tener un control fino de los procesos de trombosis. Por lo que, el daño de esta capa a causa del tabaquismo  predispone al paciente a padecer trombosis (formación de coágulos)

– Disminución de la posibilidad de mortalidad. Teniendo en cuenta que la mitad de los fumadores morirán a causa de enfermedades relacionadas con el tabaco. Suspender este hábito, antes de los 40 años, se asocia con disminución de la mortalidad por esta causa. Pero aún suspenderlo a los 80 años tiene beneficios.

Fumar cigarrillo también está implicado en:

  • Úlcera péptica e infección por Helycobacter pylori. El fumar cigarrillo aumenta la probabilidad de falla al tratamiento contra esta bacteria.
  • En pacientes operados, retarda la cicatrización de la herida y se presentan más complicaciones pulmonares como infecciones.
  • Enfermedad periodontal: Gingivitis y Periodontitis
  • Falla renal, isquemia intestinal, Hipertensión arterial, Cancer de mama, Cancer de próstata y otros tipos de cáncer.

Suspender a tiempo el consumo de nicotina contribuye a que los órganos del paciente puedan retomar su función normal, al tiempo que evita riesgos más comprometedores. Si no sabe cómo dejar de fumar, lo más recomendable es buscar ayuda profesional con personal médico y psiquiátrico.

Tal y como hemos referido, lo más recomendable es dejar de fumar antes de los 40 años. Sin embargo, ello no implica que sea “demasiado tarde” en cualquier momento de la vida para dejar de hacerlo o descubrir las causas del tabaquismo.

¿Cuáles son los beneficios de suspender el consumo de tabaco y los efectos de dejar de fumar a largo plazo?

1- Disminuye el riesgo de Infarto de Miocardio. El infarto es la primera causa de muerte en todo el mundo, y muchos de estos fallecimientos están directamente vinculados con el consumo de nicotina durante la edad media.

2- Minimiza el riesgo de muerte súbita. Este tipo de muerte puede llegar como consecuencia del inminente fallo de algún órgano vital para la vida.

3- Disminuye el riesgo de Enfermedad cerebrovascular (más conocida como trombosis cerebral)

4- Disminuye la progresión de enfermedad arterial periférica

5- Disminuye el riesgo de cáncer, no solo de pulmón, sino también otros tipos de Cancer

6- Disminuye el deterioro de la función pulmonar en el EPOC. Dejar de fumar contribuye a la correcta oxigenación de los sistemas vitales del organismo.

7- Reduce la incidencia (presencia, diagnóstico) de EPOC. En este caso mejora los síntomas en los primeros 12 meses después del cese (tos, flemas)

8- Disminuye las exacerbaciones o crisis (cuando aumenta la dificultad para respirar, la tos y las flemas).

9- Mejora significativamente el asma y bronquitis, ocasionadas por el tabaquismo consecuencias.

10- Disminuye las infecciones relacionadas con el cigarrillo: Tuberculosis, neumonía, gripe, influenza.

11- Reduce el riesgo de diabetes luego de varios años de dejarlo. Esto es por un efecto de la nicotina al alterar la sensibilidad a la insulina (la capacidad que tiene la insulina de bajar el azúcar haciéndolo entrar a las células)

12- Restringe el riesgo de osteoporosis luego de 10 años de dejar de fumar. El cigarrillo aumenta la pérdida de hueso. Es un factor de riesgo para fractura de cadera en mujeres.

13- Disminuye el riesgo de complicaciones en el embarazo (como embarazo ectópico, aborto espontáneo, bajo peso al nacer).

14- Reduce la aparición de menopausia prematura

15- Mejora significativamente la disfunción eréctil

16- Mejora la fertilidad

¿Quieres más razones para tomar la decisión de dejar de fumar? Médicamente está confirmado que el consumo de nicotina es altamente tóxico para la salud, por lo que, si amas tu vida, deberás tomar esta decisión a la brevedad posible.

¿No sabes cómo dejar de fumar? ¿Tienes miedo por lo que pueda pasar si dejas el cigarrillo? ¿Quieres disminuirlo en lugar de dejarlo completamente? Lo más recomendable es que busques asesoría y ayuda profesional en un centro de salud.

Recuerda que los beneficios de dejar el cigarrillo superan con creces los riesgos. Es importante tenerlo en cuenta, pues esta proyección mental, aumenta la probabilidad de tener éxito en el intento de dejar el hábito de consumo.

Síndrome de abstinencia por Nicotina

La nicotina es un psicoactivo que causa dependencia física y tolerancia.

El Síndrome de Abstinencia por Nicotina se desarrolla “craving” o ansias intensas de fumar y sus síntomas llegan en los primeros 3 días de consumo y duran hasta 3-4 semanas. Pero el craving puede persistir meses o años. Los síntomas son:

1- Aumento del apetito con ganancia de peso

2- Ánimo inestable, depresión, falta de ganas de hacer cosas

3- Insomnio

4- Irritabilidad – Frustración – Rabia

5- Ansiedad

6- Dificultad para concentrarse

7- Inquietud

Es importante que conozcas bien estos síntomas para lograr estar atento si aparecen en tu organismo y responder a ellos oportunamente. Hay varias alternativas que tu médico te puede ofrecer para ayudarte en el proceso de separación del hábito de consumo.

El aumento de peso, es el principal miedo sobre todo en mujeres. Sucede por varios mecanismos tanto bioquímicos como conductuales (cambio en las preferencias alimentarias, aumento de calorías ingeridas, etc).

En promedio se aumenta entre 4 y 5 kg tras la prolongada exposición a la nicotina. 10% de los fumadores pesados pueden ganar peso considerablemente. Este efecto se produce más en las mujeres que en los hombres. Para evitarlo, se recomienda ser cuidadoso con la dieta y con el ejercicio.

Depresión y ansiedad también pueden presentarse en los fumadores, particularmente los que tienen patología psiquiátrica de base. Sin embargo, no te asustes. Un buen apoyo psicoterapéutico y de ser necesario, la prescripción de   fármacos te ayudarán a superar cualquier crisis que puedas presentar durante el proceso.

También tos y úlceras en la boca se presentan sobre todo en las primeras semanas y resuelven espontáneamente.

Es preciso que tengas en cuenta que el tratamiento para dejar el cigarrillo o tabaco se compone de una terapia de cambios de comportamiento (terapia cognitivo conductual) y medicamentos que te ayudarán a controlar los síntomas de abstinencia.

Con un tratamiento óptimo, entre el 25-35% de los fumadores que intentan suspender el consumo, tienen éxito en los próximos 6 meses o más.

Recuerda; en nuestros centros de salud, podemos ayudarte en el intento de dejar de fumar y aumentar las posibilidades de que sea exitoso. Contáctenos.

WhatsApp chat