La obesidad es una enfermedad crónica que puede ser determinada por diversos métodos, entre ellos el más conocido es el Índice de Masa Corporal (IMC). Hoy en día se afirma que la obesidad es una enfermedad, originada en una gran diversidad de factores que incluyen aspectos genéticos, sedentarismo, sobrealimentación, alteraciones de apetito y saciedad, malos hábitos alimentarios, y otros diversos factores endocrinos, neurológicos, psicológicos y fisiológicos. En otro nivel se encuentran las estrategias y prácticas de mercadeo de alimentos, que incluyen grandes porciones a bajo costo, acceso a máquinas dispensadoras de alimentos con un bajo valor nutricional y el mayor tiempo dedicado a actividades sedentarias (ver televisión y jugar videojuegos).

De otra parte y con un enfoque más amplio, algunos autores han planteado que la obesidad es producto de la interacción de determinantes estructurales e intermedios, tales como la cultura, la economía, el acceso a la educación en salud y la política entre otros. Asimismo, deben destacarse aspectos proximales al individuo como la genética, los hábitos alimentarios, el sedentarismo, la existencia de patologías asociadas.

La importancia central de la obesidad radica en su relación con el desarrollo de enfermedades crónicas no transmisibles, proyectadas como las responsables del 73% de la mortalidad y 60% de la morbilidad a nivel mundial en el año 2020. En Colombia las enfermedades crónicas son responsables del 75% de la mortalidad, generan un alto costo al sistema, puesto que pueden ser responsables de hasta 36% de los costos totales de una institución de salud; sin embargo, 80% de estas enfermedades son consideradas prevenibles y se encuentran fuertemente asociadas con estados de obesidad. Específicamente con respecto a la enfermedad cardiovascular, que guarda una relación estrecha con la obesidad, se ha documentado que las muertes por este tipo de patologías se han triplicado en los últimos 25 años, con el consiguiente impacto social y económico. Un escenario similar se evidencia para la diabetes mellitus tipo 2, con elevado costo social y económico y con alto potencial de ser intervenido, puesto que se sabe que el 90% de la prevalencia de diabetes mellitus tipo 2 es atribuible al exceso de peso. Es decir, que, si prevenimos y tratamos la obesidad, podremos reducir de forma significativa la carga de la enfermedad por diabetes mellitus tipo 2, que corresponde a la quinta causa de mortalidad en Colombia. En la actualidad no contamos con datos que nos permitan conocer cuál es la mortalidad atribuible a la obesidad; sin embargo, dada la alta prevalencia de esta condición entre los colombianos (51,2% entre los 18 y los 64 años), la prevención y el control de esta patología generarán un impacto positivo sobre la salud pública nacional.

Según la Organización Mundial de la Salud, en el 2008, 1400 millones de personas mayores de 19 años tenían sobrepeso, y cerca de 200 millones de hombres y 300 millones de mujeres eran obesos. Estimaciones asociadas indican que esta condición ha sido responsable de 2,6 millones de muertes. Según la OMS, muchos países en desarrollo afrontan una “doble carga” de morbilidad, representada en el aumento de los factores de riesgo para enfermedades no transmisibles como el sobrepeso y la obesidad, mientras que se presentan índices elevados de desnutrición o nutrición insuficiente.

En Colombia, durante el año 2010, se dieron a conocer los resultados de la segunda Encuesta Nacional de la Situación Nutricional en Colombia ENSIN, reportando un aumento en la prevalencia de sobrepeso y obesidad de 5,3 puntos porcentuales en adultos de 18 a 64 años de edad comparando con los resultados previos de la ENSIN 2005. Los datos desagregados demuestran que la prevalencia se incrementa progresivamente entre los diferentes grupos etarios, pasando de 5,2% en los niños menores de 5 años, a 17,5% en el grupo de los 5 a los 17 años, y llegando hasta un 51,2% entre los 18 y los 64 años de edad.

La evidencia científica ha permitido establecer que existe asociación entre la obesidad y el aumento de casos de diabetes, hipertensión, enfermedades cardiovasculares, enfermedades osteoarticulares y algunos tipos de cáncer como colon, vesícula, próstata, seno, ovario y útero.

Si eres personal de la salud y quieres leer la guía completa sigue este enlace:

http://gpc.minsalud.gov.co/gpc_sites/Repositorio/Conv_637/GPC_obesidad/gpc_obesidad_profesionales.aspx

Si eres paciente y estás interesado puedes leer la guía completa en el siguiente enlace:

http://gpc.minsalud.gov.co/gpc_sites/Repositorio/Conv_637/gpc_obesidad/gpc_obesidad_padres.aspx

WhatsApp chat