Medicina preventiva: la atención primaria de la salud

 

Tal como les prometí en la entrada anterior, en esta ocasión les estaré hablando sobre Medicina Preventiva o prevención en salud, también conocida por muchos  como salud preventiva. Para ello, partiré de la definición de algunos términos según la Real Academia Española:

En primer lugar el término Riesgo hace referencia a la  “contingencia o proximidad de un daño”. Mientras que su enemigo, Prevenir es señalada como “Prever, ver, conocer de antemano o con anticipación un daño o perjuicio”.

De la misma forma, encontramos el concepto de Prevención como la  “Preparación y disposición que se hace anticipadamente para evitar un riesgo o ejecutar algo”.

De acuerdo a esto y según la Organización Mundial de la Salud (OMS), un factor de riesgo es cualquier rasgo, característica o exposición de un individuo que aumente su probabilidad de sufrir una enfermedad o lesión.  Entre los factores de riesgo más importantes cabe citar, las prácticas sexuales de riesgo, la hipertensión, el consumo de tabaco y alcohol, el agua insalubre, las deficiencias del saneamiento y la falta de higiene, factores que además son el principal foco de atención en la salud preventiva.

¿Qué es la medicina preventiva?

Para definir qué es la medicina preventiva, citaremos a Stokes, quien en 1982 estableció un concepto que explicaba que la medicina preventiva, “consiste en un conjunto de acciones que se basan en los conocimientos científicos existentes y están dirigidas a promover la salud preventiva y reducir el riesgo de enfermar y en definitiva la muerte”.

Según la OMS la salud no es solo ausencia de enfermedad sino un estado completo de bienestar físico, mental y social. Algunos consideran que esta definición es algo utópica. Por lo que Milton Terris propone definir la salud como un “Estado de bienestar físico, mental y social con capacidad de funcionamiento (ser capaz de trabajar, de estudiar, disfrutar la vida…) y no sólo ausencia de enfermedades o invalideces”.

Según Marc Lalonde la salud está determinada por factores como la Biología (genética), el estilo de vida (sedentarismo, fumador), el medio ambiente y la asistencia sanitaria (insalubridad, agua potable…). Varios de esos elementos, manejables por el hombre.

 

¿Qué enfermedades constituyen necesidades primordiales de salud preventiva?

1) Enfermedades inmunoprevenibles de la infancia: Estas se previenen con vacunaciones masivas de cubrimiento a nivel nacional.

2) Programas de prevención, manejo y educación contra el Paludismo, Tuberculosis, Enfermedad diarreica aguda, Infección respiratoria Aguda, Lepra, SIDA y otras enfermedades de transmisión sexual (E.T.S.).

3) Programas de vacunación antirrábica.

4) Diagnóstico precoz intrauterino, hipertensión arterial, TBC.

5) Planificación familiar.

 

La medicina preventiva y salud pública

Por otro lado, la medicina preventiva y salud pública, están estrechamente relacionadas, debido a que la salud pública se puede definir como la disciplina encargada de la protección sanitaria a escala poblacional, y por medio de ella, buscamos mejorar las condiciones de salud de los distintos sectores, a través de la promoción de estilos de vida saludables, campañas educativas y la investigación para que exista mejor desarrollo en la salud pública.

En la medicina preventiva y salud pública,  se debe trabajar en conjunto con un equipo multidisciplinario,  que contemple la participación de profesionales de la medicina preventiva, medicina interna, y otras áreas como enfermería, odontología, bioanálisis  y educación. Es importante unir distintas estrategias para lograr el principal objetivo que es la promoción de la salud preventiva y la prevención de las enfermedades.

Maneras de prevenir la salud

 

Podemos ver como hay una interacción compleja entre factores determinantes, no modificables y factores ambientales potencialmente modificables en pro de prevenir la salud. Es función de los médicos de adultos o internistas conocer los riesgos y aplicar todo el conocimiento de la ciencia para aconsejar sobre dieta, ejercicio, estilo de vida saludable, vacunación, cribados a través de exámenes específicos o incluso el uso de medicamentos con el objetivo de prevenir la salud y tratarla si es del caso, hasta rehabilitar al paciente. Todas estas prácticas son fundamentales dentro de la medicina de prevención.

 

Hay varios escalones en la prevención de la salud:

 

  1.   Prevención primaria: Cuando se realizan acciones sin que la enfermedad esté presente o evidente. Es decir, en su fase preclínica. Por ejemplo, vacunación para prevenir sarampión, rubéola, varicela, difteria, dejar de fumar para prevenir cáncer de pulmón, EPOC, uso del condón para prevenir enfermedades de transmisión sexual, estilos de vida saludables para mejorar el riesgo cardiovascular entre otros.
  2.   Prevención secundaria: Cuando se detecta una enfermedad grave en fase inicial o precoz cuyo tratamiento o intervención mejore o disminuya la mortalidad. El prototipo de la prevención secundaria está en el manejo del riesgo cardiovascular por ejemplo el uso de aspirina en pacientes que han sufrido un infarto cardíaco para evitar nuevos episodios que eventualmente pueden ser mortales.
  1.   Prevención terciaria: Restablecimiento de la salud una vez que ha aparecido la enfermedad. Que se refiere más a la aplicación de tratamientos para intentar curar o paliar. Siguiendo con el tema de riesgo cardiovascular por ejemplo además de todo el manejo con medicamentos las terapias de rehabilitación cardiaca.

De esta manera, doy una introducción técnica a la medicina de prevención. Próximamente, estaré compartiendo una serie de publicaciones sobre promoción de la salud preventiva y prevención de la enfermedad (Prevención del cáncer, vacunación en el adulto, prevención cardiovascular entre otras). Si tienes alguna duda, envía tu comentario o sugerencia que estaré atenta para responder.

 

 

WhatsApp chat